jueves, 19 de mayo de 2011

Trabajo sobre la innovación en las aulas.

¿TODO CAMBIO IMPLICA MEJORA?

Cuando hablamos de innovación nos vienen a la cabeza distintos conceptos como son los de novedad, invento, cambio, progreso, e incluso mejora, pero… ¿Realmente obtenemos mejoras cuando innovamos en nuestras clases?

Desde el inicio de la elaboración de este trabajo se nos ocurre una cuestión considerablemente importante: ¿Qué es realmente innovar? En los últimos años, con la llegada masiva de nuevas tecnologías, han aparecido en las aulas distintos materiales nuevos que intentan provocar un cambio en el proceso de enseñanza para mejorar el aprendizaje, como pizarras digitales, presencia de ordenadores individuales, uso de materiales audiovisuales, etc. Estos aspectos de innovación nos guían hacia un mundo virtual que cada vez es más amplio y que en ciertos aspectos es tan nuevo para alumnos como para profesores. El dilema lo encontramos cuando debatimos si estos métodos favorecen el proceso de enseñanza-aprendizaje en la educación escolar o por el contrario lo estanca o complica.

Una vez centrados en las clases de Educación Física, podemos encontrar en este sentido novedades o cambios en cuanto a la utilización de materiales tecnológicos, como la Nintendo Wii, la Eye Toy o la Xbox, que permiten al jugador realizar movimientos activos con la utilización de todo el cuerpo adentrándose en un mundo virtual. Pero, ¿realmente se utilizan estas tecnologías en las clases de Educación Física? Y si es así ¿son eficientes? ¿Se llegarían a lograr los objetivos marcados en estas clases con los videojuegos? ¿Podrían cambiarse los patios de las escuelas por un aula llena de videoconsolas?

Un ejemplo reciente lo encontramos en varios centros británicos de la ciudad de Worcestershire, que han incorporado consolas Wii en sus clases de Educación Física. Esta iniciativa se llevó a cabo debido a la poca atención que ofrecían los jóvenes hacia el ejercicio físico en la escuela. Se piensa que este cambio ofrece una solución para que los alumnos ejerciten su cuerpo, ya que de esta manera se produce un importante gasto calórico que ayuda a reducir el porcentaje de obesidad infantil, el cual es muy elevado actualmente. La decisión tomada por estos centros ha recibido el reconocimiento del organismo Youth Sports Trust, que admite que con este proyecto se puede conseguir un aumento de la participación de los jóvenes en actividades físicas.

Pero lo cierto es que hay estudios, como el realizado por la Universidad John Moore de Liverpool, que demuestra que la pérdida calórica ofrecida por estos aparatos es ínfima en comparación con el ejercicio físico o deporte real. A pesar de reconocer que los videojuegos estimulan la práctica física y, de este modo, ayuda a combatir la obesidad y sobrepeso infantil, este estudio afirma la necesidad de realizar una hora de práctica física real diaria para conseguir un gasto calórico elevado. Por tanto, no es sustituible la utilización de dichos aparatos por la práctica deportiva real.

Por otra parte, hay que tener en cuenta otros aspectos de la Educación Física, ¿qué ocurría con los valores intrínsecos y extrínsecos de las clases si las hiciéramos con videojuegos? Con estas nuevas tecnologías podemos motivar a los niños si los profesores no lo logran, pueden participar de manera más activa en las clases, incluso pueden practicar en casa, pero desaparecen muchos otros aspectos que son tanto o más importantes que los citados anteriormente como la cooperación, el compañerismo, la deportividad, la búsqueda del fair play, etc., y por tanto no cumplen todos los objetivos que existen actualmente en el currículum de dicha asignatura.

Con todo esto no queremos decir que el uso de videojuegos en los que se practica deporte de forma activa sea perjudicial para la salud sino que, tal y como comenta el artículo Los videojuegos activos y la salud de los jóvenes: Revisión de la investigación de Vicente J. Beltrán, Alexandra Valencia y Juan P. Molina, es necesario analizarlos detenidamente y utilizarlos de forma consecuente con la práctica física, de manera que desarrollemos las clases obteniendo los beneficios deseados dentro del ámbito escolar.

Así pues, del mismo modo que el resto de actividades físicas en los videojuegos, es importante realizar los ejercicios con una buena higiene postural con tal de evitar lesiones. También es muy importante activar el organismo para producir adaptaciones en el mismo, es decir, es necesario que la actividad realizada tenga un mínimo de dinamismo para el organismo para que se provoquen mejoras en el niño y así cumplir los objetivos preestablecidos en la Educación Física.

Con todo lo dicho anteriormente, lo recomendable sería utilizar estas nuevas tecnologías en el caso de existir una desmotivación por parte de los alumnos y siempre combinándolas con sesiones tradicionales en las que, como hemos citado anteriormente, ofrezcan una serie de valores nunca nos proporcionaría un videojuego.

(VÍDEO)

http://www.youtube.com/watch?v=Dbl5uZVy4gs&feature=related



Hecho por: María José Porcar Orihuela, Elena López Cañada y Amalia Del Valle Cebrián.


miércoles, 18 de mayo de 2011

Trabajo del libro Mal de Escuela de Daniel Pennac

DIÁLOGO SOBRE EL "MAL DE ESCUELA"


Un profesor de segundo de bachiller manda a sus alumnos como lectura obligatoria el libro Mal de Escuela de Daniel Pennac. Tras su lectura…

- ¿Qué os ha parecido el libro?

- Muy interesante, sobre todo me ha gustado el capitulo donde aparece Maximilien, me recuerda a mi vecino Antoine. Me suele hablar de malos modales excepto los días que necesita ayuda con sus deberes, ahí sí que sabe utilizar la palabra por favor. En el fondo es un buen chico, inteligente pero con pocas ganas de trabajar, como dice Pennac “un ejemplo del zoquete contemporáneo”.

- Muy bien Ana. A ver, los demás, quiero escuchar más opiniones.

- A mí sobre todo me ha llamado la atención la parte donde habla de esos padres que creen que querer a su hijo significa consentir sus caprichos comprándole todo lo que pida. Yo creo que el consumismo no es sinónimo de amor paterno.

- Llevas razón Cristina, lo único que se consigue con eso, en la mayoría de los casos, es que esos chicos no sepan apreciar lo realmente importante, no las cosas materiales. Y que para conseguir algo en la vida es necesario esforzarse. ¿Y tú Carlos? Que estás ahí tan callado, ¿qué opinas? ¿acaso no has leído el libro?

- Sí lo he leído, pero creo que la opinión de un antiguo mal alumno no sirve para ayudarnos. Además, habla demasiado sobre la antigua escuela, hoy en día a cambiado mucho lo que pasa tanto en lo familiar como escolar. Sus ejemplos no me aportan nada.

- ¿Realmente crees que la escuela ha cambiado tanto? Piénsalo bien Carlos. ¿Acaso no hacemos dictados con sus inseparables faltas de ortografía?. Antes el profesor escribía en la pizarra y ahora escribe en un power point, pero en esencial, lo que se enseña y se transmite es lo mismo. Solo se han modernizado los medios. 2 + 2 siempre serán 4, se escriba con tiza o en un teclado. Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en que lo familiar ha cambiado mucho en los últimos años, antes el profesor asustaba a los alumnos y ahora son los alumnos quienes asustan al profesor.

- Profesor, sobre estos comentarios ¿pondrá nota?

- ¿Tan importante es para ti, Carlos?

- Sí, pues a diferencia de mis compañeros, estoy criticando el libro y eso me perjudicará.

- Verás chico, para mí no hay comentarios buenos ni comentarios malos, todos los puntos de vista son válidos, simplemente son opiniones diferentes, y las opiniones deben ser valoradas positivamente. Ahora os planteo yo una pregunta. ¿Quién creéis que lo pasa peor? ¿Los padres al ver que sus hijos son expulsados de cada colegio al que van, que suspenden un curso tras otro?¿O el niño/a al ver que es expulsado, que no le gusta estudiar o le cuesta y aun así se le insiste y obliga a ello? Si habéis leído el libro, sabréis de que hablo.

- Los alumnos- dice María.

- Siempre los alumnos son los más perjudicados- añade Carlos.

- ¿Ah, sí?, ¿tan seguros estáis de ello? ¿Acaso no comenta el libro que al principio de cada curso son muchos los padres que se rompen la cabeza buscando un colegio que acepte escolarizar a su hijo problemático?.

- Sí profesor, pero el alumno también lo pasa mal al ser forzado a hacer algo para lo que piensa que no sirve.

- Correcto Ana, y si a esto le sumamos los problemas familiares (muchas veces existentes), nos encontramos ante una situación complicada de resolver. Pero tenéis que daros cuenta que tanto unos como otros lo pasan mal en estos casos. No siempre es el alumno la única víctima.

Muy bien chicos, por lo que veo, en general habéis hecho una buena lectura. Espero que os sirva para reflexionar sobre el estado actual de la educación y que veáis que nos queda un gran trabajo por delante.

REFLEXIÓN PERSONAL

Nos han gustado las ideas expuestas en el libro. Pensamos que refleja la actitud y situaciones que vive un “mal alumno”. De todo ello queremos resaltar como en muchos casos aun consiguiendo algo que nos cuesta mucho esfuerzo, no llega a valorarse por la sociedad, como el caso del autor del libro, pues aunque llega a ser un buen profesor su madre sigue viéndolo como el mal alumno que fue y le exige todavía más.


AUTOEVALUACION

Con la elaboración de este dialogo pensamos que hemos reflejado la lectura y comprensión del libro “Mal de Escuela”.

Con la redacción de este dialogo hemos intentado plasmar a través de alumnos, aquellas ideas que más nos han impactado o llamado la atención, y los conceptos principales que Daniel Pennac con su libro nos ha transmitido.

Por ello, pensamos que deberíamos estar “Aptas” en esta prueba de evaluación. Si tuviéramos que asignarnos una nota numérica, calificaríamos nuestro trabajo con un 9, pues el objetivo del trabajo es demostrar la lectura del libro mediante una redacción original, y creemos que lo hemos logrado.


Hecho por: Gema Sanchis y Amalia Del Valle.